En la ruta de mi Kopi Luwak

Solía ser una ferviente consumidora del té* –aún lo soy–, dados los principios activos benéficos para el cuerpo. Sin embargo, hace ya unos meses comencé la ingesta de cafeína.

*Pronto hablaré sobre mis miércoles de té.

Colombiano, mexicano y hasta turco, mis papilas gustativas se han dilatado con compuestos químicos. Puedo sospechar, ahora los antioxidantes, niacina, tiamina, potasio, magnesio, vitamina B5 y B2 han reducido el riesgo de que padezca enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer y Parkinson) y metabólicas (Diabetes Mellitus).

¡Quiero leer más!