De Merenglass a Petillant… la experiencia completa

Resulta que experimenté desde el principio hasta el final. Sí, entre mujeres producidas con maxi skirts, compadres con ingesta alcohólica alta, folclore urbano proveniente de República Dominicana y pies llenos de jugo de uva, logré vivir el resultado de la producción de vino mexicano.

When wine is called life.

When wine is called life.

¡Quiero leer más!

Advertisements