No gasto en internet pero sí en queso

Pareciera que pasó ya mucho tiempo desde que llegué a la tierra de Lenin pero tengo tan solo 8 días aquí. Mi cabeza está manejando grandes cantidades de información y, aparentemente, está logrando decodificarla en mensajes entendibles. Cuando preparaba mi viaje para Rusia, tenía en mente factores como el idioma, clima y horas de diferencia, sin embargo, atravesaba por situaciones burocráticas. A pesar de tener la información, debo aceptar que los primeros dos días me resultaron eternos. Si bien logré “matar” el jetlag durante el larguísimo vuelo, encontrarme sola en un lugar totalmente desconocido a lo mío ocasionó una pequeña catarsis en mí.

¡Quiero leer más!

Advertisements